Llamamos coloquialmente chepa o joroba a una exagerada cifosis de la columna vertebral.

En la espalda hay una cifosis fisiológica, la dorsal o torácica. Cuando está muy acentuada la denominamos hipercifosis (chepa o joroba). Existen muchísimas causas del aumento de esta curva raquídea: causas congénitas, secundarias a enfermedades e incluso psicológicas o de actitud (depresión, timidez), aunque las más conocidas y frecuentes son las posturales: horas y horas delante del ordenador junto con una falta de ejercicio físico diario…¿os suena de algo?

Los síntomas derivados de esta alteración postural son molestias o verdaderos dolores habitualmente entre los omóplatos pero también pueden irradiarse hacia la región cervical (especialmente trapecios) y la lumbar e incluso ser la causa de un hombro doloroso o originar dificultades respiratorias.

 ¿Qué hacer ante eso?

Nuestro campo de acción se orientará especialmente en prevenir, aliviar y suavizar las hipercifosis o chepa de origen postural, por lo que obviamente una buena reeducación postural será clave para aprender como debemos colocarnos tanto en el trabajo como en nuestra vida cotidiana para minimizar los efectos de las posiciones mantenidas. Ademas será también esencial realizar estiramientos de la zona anterior (la que está acortada) y tonificar a la vez que damos movimiento a toda la columna vertebral devolviéndole así su elasticidad y su función estabilizadora de una forma eficaz y con resultados duraderos.

Danna Rebassa (Fisioterapeuta, nº colegiado 4076)