El embarazo, seguido de un parto vaginal y su consiguiente postparto son uno de los temas más importantes en la mujer ya que tanto el parto como el embarazo constituyen dos factores de riesgo importantes en las lesiones del periné.

Es importante que haya una buena preparación física por parte de la mujer durante el embarazo, para así minimizar el daño sobre la zona abdomino-pelviana.

La gimnasia maternal (ejercicios que ayudan a encajar el bebé durante la dilatación, ejercicios de respiración etc.) y las indicaciones de una fisioterapeuta (masaje perineal, higiene postural…) hacen que, al llegar el parto, tu cuerpo esté más preparado y en mejor condición física. No obstante, la compresión y la distensión a la que se somete el suelo pélvico durante el parto vaginal es tan grande que provoca una debilitación de la zona en el postparto.

En aquellas mujeres con partos complicados o que notan síntomas de que la zona está afectada (pérdidas de orina incontrolada, diástasis abdominal) es importante realizar una valoración y un tratamiento de la zona una vez transcurrida la cuarentena, ya que sinó se pueden producir a corto o largo plazo una serie de complicaciones (incontinencia urinaria y/o fecal, prolapsos, dolores en las relaciones sexuales etc.)

Aunque cada cuerpo es distinto, cada embarazo y parto son únicos y se dan en situaciones diferentes, pueden ayudarnos una serie de consejos para mejorar nuestra salud y prevenir problemas a largo plazo:

  • Higiene postural: mantener una buena postura en el día a día, en cualquier posición a la que sometas tu cuerpo. Ya que de la postura depende que una serie de presiones inadecuadas se dirijan hacia tu abdomen, espalda y periné, provocando dolor, falta de tono, incontinencia urinaria o problemas derivados.
  • Buenos hábitos: es importante tener buenos hábitos alimentarios y de hidratación, para que así tu aparato urinario y digestivo funcionen correctamente. Nos ayudará a evitar el estreñimiento, que es nocivo para el periné, ya que muchos problemas pueden venir derivados de este.Para combatir el estreñimiento es importante:
    • Vigilar la medicación
    • Tomar fibra
    • Moverse
    • Hidratarse
  • Conocerte: Cuando conocemos una parte de nosotros, utilizarla adecuadamente es más fácil.
  • Ejercicios para el suelo pélvico: tenemos los ejercicios de Kegel, que consisten en contracciones perineales para fortalecer la musculatura del suelo pélvico. Estos ejercicios los practicaremos si hemos estado embarazadas, si tenemos incontinencia urinaria de esfuerzo, menopausia, después de una operación, si practicamos deportes de impacto y si notas una falta de sensibilidad en tus relaciones sexuales. Aparte de estos ejercicios, tenemos la gimnasia abdominal hipopresiva, en la que se realiza un trabajo de la faja abdominal sin hacer presión en la zona abdominal. Es beneficiosa tanto para la prevención como para el tratamiento de lesiones e imprescindible en la recuperación y tonificación durante el postparto.
  • Evitar los ejercicios que aumentan la presión intraabdominal como el running, deportes de impacto o montar a caballo.

SI HAS SIDO MADRE  ¡¡¡PONTE EN MARCHA y VUELVE A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO!!!

Mª Angels Broto / Colegiada nº 6131