En Postural Fit nos apuntamos a los consejos que propone el ayuntamiento de Barcelona contra el sedentarismo y por una vida sana. Practicar ejercicio físico regularmente nos hace sentir bien y tiene muchos efectos positivos a nivel físico y psicológico.

1. Nos sentimos capaces de hacer muchas cosas, con más energía.
2. Regula el organismo y mantiene la capacidad funcional.
3. Actúa contra el sedentarismo.
4. Nos ayuda a mantener una vida socialmente activa.
5. Puede darnos fuerzas y ayudarnos a afrontar las cosas con optimismo e ilusión.

Hay que seguir un programa de ejercicio adecuado a tus capacidades funcionales, pero teniendo en cuenta nuestras circunstancias y posibilidades físicas. Es importante no llevarnos al límite, tenemos que ser conscientes de cómo es nuestro cuerpo y la capacidad de este para realizar adecuadamente cualquier actividad física.
El ejercicio físico es saludable si respeta nuestras capacidades y limitaciones.

Hay que adaptar el esfuerzo a la situación actual en que nos encontremos. Después de un largo periodo de inactividad por cualquier motivo, es muy posible que tengamos que cambiar el programa de ejercicios, particularmente los que en principio son más difíciles y exigentes, por otros más asequibles o que mejor se adapten a nuestra realidad. En este sentido, os podemos ofrecer algunos consejos para afrontar con mejores garantías este reto y reducir la posibilidad de lesionarse después de tiempo sin practicar deporte:

1. Camina cada día

Es necesario que nos dé el sol (de todas formas, id con cuidado y si es en primavera o verano utilizad protección y andad a primera hora de la mañana o a última de la tarde). A nivel psicológico es muy importante mantener el contacto con el entorno y socializaros. Mejor si vais acompañados.
• Si eres muy activo, haz ejercicios de resistencia cada día.
• Si eres activo, ve a caminar todos los días.
• Si eres poco activo, no dejes de salir a la calle cada día.

2. No abandones el ejercicio o actividad física
Recuerda que el sedentarismo es el camino directo para tener problemas graves de salud y envejecer de forma acelerada. Es importante ser conscientes de que hay posibilidades de adaptarse a nuevas formas para movernos. Por ejemplo, cada día puedes hacer algunos estiramientos en casa al levantarte y luego salir a caminar 20 minutos.

3. No estés mucho tiempo sentado sin moverte
Trabajar en una oficina ante un ordenador y perdido en una gran cantidad de trabajo puede provocar que nuestra atención esté únicamente puesta en ello, olvidando las necesidades de nuestro cuerpo y mente. Cada 30 minutos mueve un poco los brazos y las piernas o levántate y camina 2 minutos. Esto te ayudará a evitar los efectos nocivos del sedentarismo.

4. Haz actividad física controlada y adaptada a tus posibilidades.
Es muy recomendable comenzar con ejercicios suaves. Muévete con amplitud y naturalidad. Mantén la espalda recta. Recuerda que la postura es básica para tener una espalda sana.

5. Practicar ejercicio en grupo tiene ventajas
Participa 2 o 3 días por semana en grupos de gimnasia, tai chi, yoga, juegos, baile, gimnasia postural o gimnasia hipopresiva. Disfrutarás de un programa muy completo, a la vez que fortalecerás tus amistades.

6. Es importante ir equipado adecuadamente
Hay que llevar un calzado que sujete bien el pie y no resbale, y ropa ligera para moverte con libertad. No lleves muchas cosas que puedan entorpecerte o te obliguen a cargar con peso.

7. Mantente activo física y mentalmente
Hacer ejercicio con moderación, leer, escribir y observar con atención, contribuyen a mantener el cuerpo y la mente ágiles. Descansa el tiempo necesario, sin excederte. Haz 5 minutos de relajación antes de ir a la cama y respeta los horarios para dormir.

Y, no te olvides de comer equilibradamente para poder llevar una vida más saludable.